Tula
Arriba Tours
Tula Sitios Arqueológicos
Tula

El nombre Tula proviene del náhuatl Tollan, que significa “junto al tular”. Es llamada “de Allende” en honor al héroe de la independencia Ignacio Allende. Su nombre otomí es Mähñem’i, que significa “lugar de mucha gente”’. Su nombre actual, ya castellanizado, es Tula.

La ciudad fue fundada por Ce Ácatl Topiltzin Quetzalcóatl, soberano que dio gran prosperidad a la región, misma que se vio truncada debido al enfrentamiento entre seguidores del dios Quetzalcoátl (Serpiente emplumada) y Tezcatlipoca (dios nocturno), dioses tremendamente enfrentados en la mitología azteca.

Finalmente los seguidores del “dios nocturno” expulsaron a los Toltecas que profesaban su creencia hacia la serpiente emplumada (Quetzalcóatl), y tuvieron que emigrar por el sur hacia el golfo, hasta llegar a la península de Yucatán. Allí fundaron ciudades como Chichén Itzá.

Hay que considerar que Tollan fue edificada de distinta forma que Teotihuacan, ya no era la gran ciudad sobre una vasta llanura sin defensa alguna, la ciudad se levantaba sobre una colina, la cual era mucho más fácil de defender. Sabiendo que se encontraba en la frontera con las tribus Chichimecas, es de suponer el constante azote de las hordas contra la capital tolteca, por ello en Tollan terminó imperando un Estado Militar que controló los pueblos limítrofes y de esta forma cobrar el tributo, impuesto inventado por los toltecas.

Esta región fue cuna de una de las más importantes civilizaciones de la historia de México, asiento de la cultura tolteca desde el año de 713 después de Cristo, cuyos testimonios hoy en día existen en la majestuosidad de su zona arqueológica en donde destaca su gran centro espiritual con sus famosos Atlantes y las pinturas que el transcurso de los siglos no ha podido destruir sus características de belleza autóctona.