Cantona
Arriba Tours
Cantona Sitios Arqueológicos
Cantona

Probablemente el nombre significa “Casa del Sol”. Fue una las ciudades con mayor grado de urbanización en la época prehispánica, probablemente fundada por grupos olmeca-xicalanca hacia el final del período preclásico tardío (250 d.C). La época de su mayor apogeo corresponde al período epiclásico mesoamericano (600 - 1000 d.C), cuando Teotihuacan ya no era el principal centro de poder en la región. Cantona controlaba los recursos de la sierra Madre Oriental.

Se ha hecho poco trabajo arqueológico de investigación y rescate en el sitio, probablemente solo se puede ver cerca del 10 por ciento, tal vez menos.

La superficie del asentamiento prehispánico ocupa unos 12 km², distribuidos en tres unidades, de las cuales, la mayor es la del sur, con cinco km² de superficie. En Cantona han sido descubiertos veinticuatro canchas de juego de pelota, más que en ninguna otra ciudad mesoamericana así como una serie de pequeñas pirámides. Posee una acrópolis, elevada con respecto al resto de la ciudad en la que fueron construidos los principales edificios de la ciudad. Ahí residía la élite gobernante y los sacerdotes, y se encontraban los templos de las deidades más importantes de sus ocupantes. Se cree que fue poblada por Toltecas, quienes se dedicaban principalmente a la agricultura y al comercio, en especial de obsidiana, que obtenían de las montañas que rodeaban la ciudad. Tras las invasiones chichimecas en el siglo XI, Cantona fue abandonada.